portada-miraflores
Miraflores. Rosario Aguilar, 2012. Academia Nicaragüense de la Lengua. Ediciones Lengua. Literatura Nicaragüense.

INTRODUCCIÓN

En el nombre de Dios Todopoderoso. Yo, Crisanto Flores González, mayor de edad, viudo, hacendado, ganadero y agricultor de esta vecindad, sin presión ni coacción alguna en uso de todas mis facultades y con mi libre albedrío y voluntad de manera notoria manifiesto a todos los que la presente cláusula de imposición vieran y que bajo disposición testamentaria otorgo en esta ciudad de Miraflores a los catorce días del mes de febrero del presente año que entre las varias disposiciones y cláusulas que contiene mi testamento mando se imponga de mis bienes cada año durante diez años una capellanía de mil doscientos dólares para que se celebre una misa cada lunes sin excepción alguna en el altar del Señor de los Milagros y así se asistan los clérigos más pobres de este municipio y que Dios Nuestro Señor sea bien servido y se aumente su culto divino. Mando que los mil doscientos dólares arriba señalados sean administrados para este propósito antes expresado por mi hijo de crianza Benito José Ochoa, como albacea especial que dejo con este propósito y si faltare Benito José Ochoa será mi hija Rosa Eloísa Flores Loáisiga la encargada de hacerla cumplir y si faltaren ambos será el actual cura de este municipio que por el momento es el padre Eusegio Pinedo López a quien dejo y pongo como testigo para que esto se cumpla. Declaro así mi voluntad para que conste y que mi alma y la de la que fuera mi querida esposa Eloísa Loáisiga Alduvín reciban sufragio por cuyo medio gocemos juntos la gloria eterna en los terrenos del Señor. Se pagarán anualmente las cincuenta y dos misas sin falta ni protesta alguna percibiendo los correspondientes réditos de la hacienda Santa Rosa del municipio de Miraflores. Suplico que cuando yo muera sea presentada esta disposición testamentaria ante todos los clérigos y fieles de esta diócesis para que de este modo se cumpla de manera estricta e ineludible. He venerado toda mi vida al Señor de los Milagros y espero interceda por mí a la hora de mi muerte, amén”.

Autora

Rosario Aguilar nació en la ciudad de León, Nicaragua, el 29 de enero de 1938 su nombre de pila es Rosario Fiallos Oyanguren de Aguilar, es miembro de la Academia Nicaragüense de la Lengua (1999) ese año la Real Academia Española le nombra “Correspondiente Hispanoamericana en Nicaragua” y comienza a dictar una catedra sobre su padre Mariano Fiallos Gil en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua en León donde el mencionado fue rector.

Miraflores es una novela que leí hace ya algunos meses pero que hasta ahora me arriesgo a describirla.

Miraflores está narrada en tercera persona, en la cual se cuenta la historia de Crisanto Flores. El título de la novela le va bien porque te adentra en el misticismo propio de la ciudad donde suceden todos los hechos, emanara en la forma en que te ilusiona en querer conocer un espacio preciso sobre el lugar real donde la autora se inspiró para escribir la historia, el ambiente que crea el título es especial, claro está, esto lo logras en el transcurso de la lectura. Al ser la novela un regalo de un gran amigo, me llegó que sería buena, además con la portada de un vidrio quebradizo lo asienta mejor el misterio. La novela como no carece de prólogo te da la oportunidad de crearte tu propio concepto de la novela.

Ésta organizada en una introducción que te inicia en la novela de una forma extraña, pero se desarrolla bien; posteriormente se divide en dos partes y un epílogo donde la autora le da fin a la novela y explica en una nota corta que “esta novela es de ficción y ningún personaje que aparece en ella como protagonista es real” (p. 277), los capítulos son cortos y ordenados del 1 al 102 con números arábigos.

Rosario sabe coordinar la historia que deja en un momento para relatar otro suceso alterno que pasa en el mismo lapso de tiempo pero en otro lugar. La forma tan sencilla de unir es impresionante porque te da el sabor de no perderte ningún detalle de lo que ocurre alrededor de los personajes.

El tema de la novela es precisamente la lucha de poder contra poder, las ambiciones familiares, herencias robadas, el amor, el odio, el despecho son temas que te mantienen en vilo. Sabe combinar los diferentes elementos socioculturales dentro de la novela a tal punto que te lleva a querer conocer la ciudad en la que se inspira o describe. Muestra la cultura religiosa de una región especifica que hace pensar –y estoy seguro que el ambientes es León- sea León aunque no se menciona por ningún lado ni Nicaragua ni alguna ciudad especifica.

El final de la novela es impactante porque jamás esperas que las cosas sucedan de esa forma tan extraordinaria en que suceden, es imposible que algo sea tan bueno, un final sencillamente elegante, no lo esperé ni de esa forma, ni en el lugar, ni en el día en que sucede. Ese final es solo el inicio del fin de muchos años de intrigas, amor, odio, desamor y guerra entre Virginia y Crisanto.

Después de leer Miraflores tendrás ganas de volverla a leer. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s