carmen-lyra-en-una-silla-de-ruedas
Autor: Carmen Lyra, seud.
Título: En una silla de ruedas
Edición: 4 ed. 12a. reimpr.
País: San José, Costa Rica
Editorial: Editorial Costa Rica
Año: 2002
Enlace web: En una silla de ruedas, pdf.

Llego febrero y casi termina y les comento el reto del mes que consistía en leer un libro de un autor de mi zona. Como estoy viviendo en Costa Rica, leí a Carmen Lyra.

Comentario de la Novela

EN UNA SILLA DE RUEDAS es la historia de Sergio Esquivel. Un chiquillo con múltiples sentimientos encontrados que los va arrastrando hasta su adultez. Sencillo, nostálgico pero con un corazón grandísimo. Su pasión es pasar los días con su amiga.

Desde pequeño fue diagnosticado con Parálisis de la mañana de West lo que le impidió hacer uso de sus piernas como cualquier persona normal. Se crió cuidado por Canducha una señora que dio todo cuanto amor tenía para cuidarlo. El chiquillo no era feo, se describe como un chico:

moreno y pálido, con una frente amplia y una nariz recta que prometían un noble perfil de varón. Sus ojos grandes de córnea muy blanca, miraban bajo las pestañas, muy largas y negras, con una mirada que hacía pensar en las corrientes de agua que se arremolinan bajo los bosques tupidos. El cabello abundante, negro y lacio, se lo recortaba la madre en torno del cuello delicado y frágil. La inquietud y la alegría de la infancia, prisioneras en este cuerpo condenado a vivir en una silla de ruedas, asomaban siempre por sus ojos y por sus labios, como esos traviesos rayos de sol que en un día oscuro saben abrirse camino a través de la lluvia y de la niebla. Era tranquilo con esa resignada tranquilidad de los árboles en los días apacibles, cuando no hay viento (p.16).

Su Madre Cinta (Jacinta) tuvo a suerte intentar vivir una vida diferente y quedó Sergio a cargo de Canducha quien intentó hasta donde sus fuerzas le permitieran ser la madre que el niño necesitaba. Tenía dos hermanas, María de la Gracia (Gracia) y Merceditas. Ambas serán para él un apoyo, pero una de ellas tiene un destino díficil producto de la decisión de su madre. Para Sergio será entonces un golpe muy fuerte. El viejo Miguel será para el niño un gran apoyo en su proceso de vida. La dureza del camino que recorrerá lo llevará a tener un futuro incierto pero a la vez cuando se concrete, tendrá la gloria que nunca imaginó, pero siempre su corazón estará amando a su amiga Ana María.

Ana María llevará a la vida de Sergio la luz que necesitaba. Una niña alegre, juguetona, inteligente, imaginativa. Ella será la única persona que lo haga sentir como tal en el convento de la tía Concha y el tío José. Esa casa maldita. Ana María estará en el recuerdo de Sergio, y será ella en el futuro quién también sea la razón para su fuerza en el momento de gloria. La desolación de la casa de los tíos, genera en él desesperación a tal punto que expresa “ayer por la mañana fue que me trajo Miguel a esta casa, pero es para mí como si hiciera años…mi imaginación vuela hacia nuestra casa” (p.69).

La novela presenta todos los avatares morales y éticos de la época de Carmen Lyra, el proceso social, la necesidad de vivir de un niño que pasa su vida junto a otros a los cuales él no les importa. Su vida no será del todo un desperdicio pero para saberlo tendrá que ser fuerte y tener un sentido de resilencia ante lo que le toca vivir.

Comentario personal

Es una novela sencilla pero que goza de mucho sentimiento. He hablado con otros que dicen que la novela es fea. Creo que tiene valores rescatables: perseverancia, resilencia, sentido de identidad. Es de fácil lectura y sus personajes son sencillos pero con hondas experiencias que perfilan al costarricense de esa época conflictiva que vive Carmen, posiblemente hayan hechos de su vida en ella que le permiten perfilarse mejor.

La portada de la novela es llamativa, presenta a unos chiquillos tomados de la mano y a  uno de ellos con las piernas rotas, haciendo referencia a la experiencia de Sergio.

No es una novela escrita en capítulo, pero se vale de epístolas, recuerdos, diálogos, monólogos sencillos para ir perfilando el personaje de Sergio. Está contada en primera persona y en algunos momento en tercera persona. Es creo, un clásico de la literatura costarricense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s