El Amor en los tiempos del Cólera
AUTOR: Gabriel García Márquez TÍTULO: El amor en los tiempos del cólera. EDICIÓN: 5 reimp. AÑO: 2012 PAÍS: México EDITORIAL: Editorial Planeta bajo sello editorial DIANA. PÁGINAS: 378 ISBN: 978-607-07-0441-3

Debo decir que las novelas al finalizarlas logran robar algo de nuestros adentros. Es una percepción tonta, talvez, pero es necesario sentirlo para poder arriesgarse a nada entre personajes, historias, experiencias, luchar y placeres que una novela puede definir o abstraer, o robar de su lector.

Ya en algún momento pasado había leído otros libros de Gabo Márquez de quienes iré escribiendo algo de ellos, pero hoy, hoy solo será de EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA.

DEBO COMENZAR por decir que quise atreverme a ver la película cuando iba por la mitad de la novela y no soporté más de dos minutos viéndola porque el simple hecho de negarme a ver esos personajes tan cortos con la novela, me negué a seguir.

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA es la historia de un posible amor imposible, de una mujer que aprende a amar más allá de las limitaciones del cuerpo, se define y inhibe, se prescribe a sí misma la receta necesaria para soportar el fragor del tiempo, la lucha incesante entre la sociedad, el marido que no buscó y el amor que no sabe donde reposa.

SI QUISIERA DEFINIR LA NOVELA POR SU FINAL quizás no fuera una novela cautivadora, pero he dejado ese detalle loco para sopesar aún más la calidad de la construcción de los personajes, los espacios escénicos tan marcados que no permiten que tengas que remitirte a recursos externos para construir los escenarios, casi que sientes en tu rostro la brisa del mar, casi que percibes estar en la habitación o en la calle de coitos de Florentino Ariza, casi que ves a Tránsito Ariza en su mundo durante sus últimos días.

Qué decir de los ambientes psicológicos que tanto me apasionan. La tenacidad de mirada de Fermina Daza, su temple, fuerza interna y brío capaz de desmontar cualquier escena que la mortifique con una mirada y una palabra, tanto lo sabe Juvenal Urbino que basta un:

—Mírame a la cara. Él lo hizo, mirándola sin verla en la bruma de los lentes de leer, pero no tuvo que quitárselos para quemarse en la brasa de su mirada. —¿Qué es lo que pasa? —preguntó. —Tú lo sabes mejor que yo —dijo ella. No dijo nada más. Volvió a bajarse los lentes y siguió zurciendo las medias. El doctor Juvenal Urbino supo entonces que las largas horas de ansiedad habían terminado. Al contrario de la forma en que él prefiguraba aquel instante, no fue un sacudimiento sísmico del corazón, sino un golpe de paz. Era el grande alivio de que hubiera sucedido más temprano que tarde lo que tarde o temprano tenía que suceder. (p.262)

Si desean saber el porqué de esa escena, les toca leer la novela, dejar e texto completo sería Spoiler.

La novela en sí busca dejar plasmado un tema de amor, quiere decir que “nada en este mundo era [es] más difícil que el amor” (p.243), pero no solo habla de amor, sino de las cualidades de aquellos que aun casándose sin querer pueden construir mucho bien en su entorno, que la virginidad es una cuestión de la mente, como el caso de Florentino Ariza, que en todos los tiempos ha habido división de clases, que si no estás con los ojos abiertos se te pasa la vida pensando en otra persona teniendo al lado a alguien capaz de darlo todo por Vos…

Definitivamente ha sido excelente la ambientación de la posible Cartagena de Indias del hace dos siglos, de los personajes tan fuertes y atractivos que no te dejan perderte en miedos de lectura pesada, una novela con la que ríes y con la que te pones triste, con la que quisieras aprender de los personajes, con lugares que te abstraen y te sumergen en su mundo.

Definitivamente una novela recomendada.

Sinopsis

De jóvenes, Florentino Ariza y Fermina Daza se enamoran apasionadamente, pero Fermina eventualmente decide casarse con un médico rico y de muy buena familia. Florentino está anonadado, pero es un romántico. Su carrera en los negocios florece, y aunque sostiene 622 pequeños romances, su corazón todavía pertenece a Fermina. Cuando al fin el esposo de ella muere, Florentino acude al funeral con toda intención. A los cincuenta años, nueve meses y cuatro días de haberle profesado amor a Fermina, lo hará una vez más. Con sagacidad humorística y depurado estilo, García Márquez traza la historia excepcional de un amor que no ha sido correspondido por medio siglo. Aunque nunca parece estar propiamente contenido, el amor fluye a través de la novela de mil maneras –alegre, melancólico, enriquecedor, pero siempre sorprendente–.

Lectulandia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s