Un café para soñar.

Un café para soñar.


No se a cuantos de ustedes les apetece de vez en cuando que en su pueblo o ciudad haya algo diferente. Vivo en una ciudad pequeña (y aquí mi triste historia solitaria de cultura literaria), retraida entre el recuerdo de sus años mozos y la realidad que le circunda, droga, asesinatos, robos, jóvenes propensos a la vida fácil. No es un pueblo del, sólo que no saben que pueden ser mejores. 

Cuando la vida se le pasa a uno entre el trabajo, Universidad, pareja, lecturas, redes… esperas encontrar un espacio donde se unan los lectores, que sea fácil el encuentro y el diálogo por aquello que nos apasiona, que nos saca de la monotonía económica y política y nos permite construir un país diferente, soñar las posibilidades, amar el progreso y planificar lo diferente. 

Soñar es gratis, vivir es complejo porque a unen experiencias, necesidades, aficiones, sueños y tantos detalles complejos que suele ser difícil hacerlos comparecer o encajar. Pero de eso se trata. De hacerlos encajar. 

Espero que algún día el sueño se me cumpla. Talves cuando me atreva a invitar a unos cuantos locos a tomarnos un café para soñar. 

El alma en una taza de café (Recuerdos en Año Viejo)

El alma en una taza de café (Recuerdos en Año Viejo)

Una ciudad que guarda parte de tu vida siempre tiene un rincón especial que te lleva a la melancolía.
Una ciudad que guarda parte de tu vida siempre tiene un rincón especial que te lleva a la melancolía.

Hoy ha llegado el Año 2016 a su final. Un final absurdo para muchos, melancólico, austero, alegre, contemplativo, histórico, ajeno a la vida, añejo e inescrutable para otros. Tantos calificativos que puede tener este año. Tantas historias que se escribieron en cada segundo de su historia. 

Cada año marca una nueva etapa para el hombre, para la sociedad, para la historia que no perdona errores pero le compete al hombre tenerlos presente para no repetirlos. Le compete aprender. 

Estas vacaciones en Nicaragua me han significado algo más que sólo viajar. Me han recordado que sea donde sea que yo esté llevaré -y es mi obligación de amor por mi patria que debo representarla- su sello.

Me ha traído hermosos recuerdos y me ha dado un halo de esperanza entre tantas injusticias que he visto, otras que se repiten día con día desde que vivía aquí. Algo se puede hacer desde afuera. 

Mientras escribo estoy en el café de la ciudad que por mucho tiempo fue mi preferido. Donde conocí a grandes personas, otras que ya no están, otras que ya no son tan grandes y que se dejaron derrotar. Pero aquí estoy. Ni mejor ni peor que ellos.Posiblemente más humano, o más terrible que antes. 

Puedo decir que no Soy el mismo de hace tres años. He madurado, he crecido en años y ciencia. En amigos y mi qué hablar del amor. El amor ha sido lo mejor. Asumir la rresponsbilidad del amor me ha hecho lograr, creo, todo lo que he obtenido. 

Un simple y llamo café, en la ciudad de mis amores, Estelí, me ha llevado a recapitular toda una historia. Una vida marcada por el esfuerzo y la dedicación. La disciplina, el amor, y los libros de hombres y mujeres que en sus lecturas me han aportado un tanto de su vida, que se ha vuelto mi vida.
FELIZ AÑO 2017 A TODAS LAS SABIAS AMISTADES DEL Visitante de Faguas.

Nos leemos.